El Puente de Toraño, el primero sobre el río Sella

El Puente de Toraño, el primero sobre el río Sella

El primer puente que se tendió sobre el río Sella, a la altura de Toraño, fue inaugurado en 1926, aunque justo antes de un año la primera gran crecida que tuvo el río, esta derribó gran parte del recién construido puente.

Durante los 43 años posteriores, siempre se hablaba del puente roto de Toraño siendo habitual percibir su estado con motivo de la celebración del Descenso del Sella, en el que aparecía gráficamente dentro de los reportajes de prensa y NODO que cubrían la prueba, como un puente mutilado.

Este puente, en ese estado constituía un extraordinario mirador para ver pasar a los piragüistas el día de la gran prueba, camino de Ribadesella.

La reconstrucción del puente se convirtió en un objetivo que chocó durante años, con las trabas económico-administrativas. No fue hasta que hábilmente se manejó la sensibilidad de la gente a través de la prensa dramatizando el hecho de que el cementerio del pueblo de Toraño, se encontraba en Peruyes, en el otro margen del río, lo que obligaba a transportar los féretros a bordo de una lancha que a su vez daba servicio de comunicación entre los pueblos de Toraño y Margolles atravesando el propio río Sella.

El barquero oficial de aquella época era Vicente Sanmartín que prestaba los servicios de paso. La barcaza normalmente utilizada estaba retenida por un cable tendido de orilla a orilla y esta prestaba servicio para el transporte de personas, enseres y animales. Cuando el río presentaba crecida e imposibilitaba el uso de la barcaza, el barquero disponía de una pequeña barquichuela, con la que se desplazaba por la orilla río arriba aprovechando las zonas de contracorriente para luego atravesar a golpe de remo la corriente en un sentido ligeramente oblicuo a esta, hasta llegar a la otra orilla aproximadamente cien metros más abajo del punto de partida, en un cálculo preciso en función de la fuerza del río.

Es de señalar que esta pequeña lancha fue la última en prestar servicio de transbordo entre las numerosas que existieron a lo largo de la cuenca del Sella. Esto ocurrió ya en los años 90 cuando una riada la hizo desaparecer para siempre de la orilla.

Después de muchos años ya en el año 1969, por fin se retoma la necesidad de llevar adelante la reparación y reconstrucción del puente de Toraño.

Los trabajos se adjudican a la empresa Cromsa (Dragados y Construcciones), quien desarrolló durante más de seis meses, una obra compleja durante la cual se colocaron los pilotes precisos, ya que no se encontraba substrato duro en esta zona plena de gravas y arenas para el apoyo de la columna que habría de sustentar el tablero.

Terminado el puente fue inaugurado el día 28 de julio, unos pocos días previos a la celebración del XXXIII Descenso del Sella, que ganaron los sudafricanos Chalupsky y Culverwell.

Respecto al camino, ahora carretera local, a la que da servicio el puente, en su primer tramo, esto es desde el cruce de Margolles (La Tiendona) hasta el propio puente fue realizado por una comisión de la parroquia de Margolles, siendo el segundo tramo, esto es entre el puente y el pueblo de Toraño realizado por iniciativa de los propios vecinos de Toraño, que hicieron un camino atravesando las vías del tren, y llevándolo hasta el núcleo de población, saltándose autorizaciones y permisos, hartos de burocracia.

A partir de entonces en años sucesivos el camino pasó a convertirse en pequeña carretera que es aprovechada actualmente por las diferentes empresas dedicadas al turismo activo, como acceso al punto de recogida de embarcaciones y personas, situado bajo el puente.

Imágenes

Entrada Anterior¿Cómo y cuando nació el Descenso del Sella?. Aportación a una historia incompleta.
Entrada Siguiente