El Cañon de las Piraguas

El Cañon de las Piraguas

En la plaza Venancio Pando de Arriondas, frente al Ayuntamiento, se encontraba un antiguo kiosco de música, que fue derribado en 1972 para emplazar allí un monumento al cañón de las Piraguas.

El cañón fue donado a la villa de Arriondas, en el año 1968 por la Federación Española De Piragüismo, al que lo había cedido Juan Antonio Samaranch, por entonces delegado de Educación Física y Deportes (años más tarde Presidente del COI), que había estado presente en la Fiesta de las Piraguas, y al que le pareció buena idea utilizarlo para dar la salida de la prueba, de lo que se encargó durante años Ramón Llamedo “El Roque”.

El cañón datado en los principios del siglo XVIII, procedente de una plaza costera del sur de España, probablemente Cádiz o Cartagena, fue adquirido a un anticuario.

Se trata de un cañón de hierro fundido, de los llamados de “8 libras de pelota”, ya que era capaz de lanzar balas o bolas de hierro de 8 libras, teniendo con una carga de proyección de dos libras y media de pólvora negra pudiendo alcanzar, a “punto en blanco” 529 metros y a” todo tiro” 840 m.

El montaje o cureña (armazón compuesto de dos tablones fuertemente unidos y colocados sobre ruedas, sobre la cual se monta el cañón de artillería), es una reproducción exacta de un modelo del mismo siglo, estando las maderas y herrajes copiados con absoluta fidelidad. Para su transporte cuenta con un carruaje avantrén y un tiro de cuatro mulas.

Durante varios años se bajaba de su pedestal, para dar la salida de piraguas y también disparar en alguna Fiesta del Bollu, hasta que en una de estas acciones, el cañón estalló, produciendo diversos daños materiales en fachadas de las casas adyacentes y afortunadamente ningún daño personal.

Después de esto, se restauró, aunque no se volvió a utilizar hasta la salida del Descenso del Sella del año 2018, en el que artilleros de Hunosa, se encargaron de su rehabilitación.

Imágenes

Entrada AnteriorEl Puente de Arriondas
Entrada Siguiente